Hotel Los Nogales | Un hotel en el Valle de Benasque
17472
single,single-post,postid-17472,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive

Un hotel en el Valle de Benasque

27 Ago Un hotel en el Valle de Benasque

Si estás pensando en organizar algún plan tranquilo y lejos de la ciudad con los niños, te recomendamos que te alojes en nuestro hotel en el Valle de Benasque. Es un lugar ideal para familias con ganas de pasear entre la vegetación del pirineo aragonés y desconectar de su ajetreada vida en la ciudad.

Lo bueno de un hotel en el Valle de Benasque es que tienes a tu alcance una gran variedad de rutas, excursiones y actividades aptas para los más pequeños. Además, por lo general el buen tiempo está garantizado, pero sin esos excesivos calores que tanto nos agobian en verano. De hecho, dentro de los grandes parques de la zona, como el Parque Natural de Posets-Maladeta, famoso por sus trece glaciares y sus más de 95 lagos. Hay excursiones sencillas especialmente diseñadas para disfrutar de la flora y la fauna con los niños. Rutas en las que no hay que andar demasiados kilómetros ni subir pendientes interminables.

Además, nuestro hotel en el Valle de Benasque organiza rutas en todoterreno por el Posets-Maladeta, así como por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido -el segundo más grande de España y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997-. De esa forma los más pequeños no se cansan. Y si no son tan pequeños y quieres algo un poco más atrevido, también tenemos rutas en bicicleta o a caballo por la zona.

Además, alojándote en un hotel en el Valle de Benasque como el nuestro, que está en el municipio de Campo, puedes acercarte a territorios vecinos que son también de gran interés turístico. Una mañana, por ejemplo, te recomendamos que visites Cerler. Es el pueblo más alto de la zona y desde allí se sube a la estación de Ampriu, donde puedes coger el teleférico y disfrutar de las vistas y de la experiencia sin cansaros: ¡toda una aventura para los peques y sin cansaros! Además, una vez arriba, hay un parque con columpios para que se entretengan un rato antes de comer.

Por cierto, que si la visita la hacéis el próximo domingo 30 de agosto os encontraréis con la famosa Fiesta del Cordero que se organiza desde hace años en Cerler. De hecho, esta es ya la novena edición y la celebran cada año por estas fechas como una forma de homenajear a los ganaderos y poner en relieve la importancia de su labor en la conservación y el mantenimiento de la montaña. Allí podrás degustar las auténticas delicias gastronómicas de Aragón, entre ellas, sobra decirlo, el exquisito Ternasco de Aragón. Por si en Navidad te apetece repetir la experiencia del ternasco, te recomendamos esta web de productos típicos de esta zona.

Sin comentarios

Comentar