Hotel Los Nogales | Un hotel en el pirineo aragonés, ventana a los mejores parques naturales
1504
single,single-post,postid-1504,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive

Un hotel en el pirineo aragonés, ventana a los mejores parques naturales

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (Huesca) - Pirineo Aragonés

16 Jul Un hotel en el pirineo aragonés, ventana a los mejores parques naturales

Con la ola de calor que estamos viviendo, la segunda más larga que se recuerda en la Península en los últimos 40 años –desde 1975-, el clásico plan de vacaciones playero en zonas especialmente soleadas como el levante o el sur ya no parece tan apetecible. Cambiar las calurosas playas por la brisa fresca de la monataña suena de maravilla. El pirineo aragonés, lleno de hotelitos con encanto perdidos en acogedoras zonas rurales puede ser una buena opción para desconectar y refrescarse.

Un hotel en el pirineo aragonés nos permite, en primer lugar y como ocurre en todo hotel, desentendernos de todo tipo de tareas y responsabilidades domésticas: ellos se encargan de hacer la cama, de lavar la ropa, de preparar el desayuno… Nuestra única misión es cuidarnos y disfrutar.

En segundo lugar, la tranquilidad de los pequeños pueblos y el ritmo pausado al que la vida suele desarrollarse en el campo nos permite relajarnos. Alejarse de toda civilización, del tráfico y la contaminación acústica y ambiental es la forma perfecta de desconectar por completo de todas las preocupaciones que tenemos en casa –y en la cabeza-: el trabajo, las facturas, el coche, el colegio de los niños…

Parque de Ordesa (Huesca)

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Además, hay hoteles en el pirineo aragonés que no sólo están rodeados de vegetación sino que algunos se sitúan en puntos estratégicos. El Hotel Los Nogales, por ejemplo, se encuentra en el municipio de Campo, rodeado de todos los grandes parques naturales de la zona, como el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el segundo más grande de España y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Conocido por su paisaje heterogéneo, cuenta con inmensos bosques de hayas y abetos, cascadas en el fondo de los valles y desiertos de altura.

También cerca de allí, está el Parque Natural de Posets-Maladeta, conocido especialmente por sus trece glaciares y sus más de 95 lagos, de distintos tamaños y la mayoría de origen glaciar. Además es el parque en el que se concentran el mayor número de cumbres que superan los 3.000 metros de altura en todo el Pirineo. Picos tan conocidos como el Aneto, los dos que dan nombre al propio parque: el Posets y el Maladeta.

En definitiva, paraísos terrenales que podemos visitar por nuestra cuenta –haciendo senderismo y montaña- o en una de las excursiones que organiza este hotel del pirineo aragonés. Son rutas en todoterrenos 4×4 que se pueden combinar con otras actividades que ofrecen, como tranquilos paseos a caballo, una sesión de Spa o una deliciosa cata de vinos en el propio hotel.

Sin comentarios

Comentar